Jorge Luis Hernandez Valdes

Vivencias en 

San Basilio de Palenque

Nací el 4 de septiembre de 1984. Mis padres son Josefa Mercedes Valdés Herrera y José Antonio Hernández. Me crie en un hogar con buenos ejemplos, mis padres de crianza fueron Sinforiano Reyes Salgado y Ernestina Hernández Pérez, quienes me dieron todo su apoyo. 

Recuerdo que a veces no quería ir al colegio, mi tía Ernestina y Sinforiano me llevaban hasta adentro del colegio pues como me gusta el campo, prefería ir a este y no a la escuela. Ellos me decían “la educación es la mejor herencia que te daremos hijo. Queremos que nos superes, que tengas una mejor calidad de vida que cuando nosotros fallezcamos tú puedas defenderte”. A ellos les agradezco todo lo que he aprendido desde niño, conocimientos que me han servido mucho y quiero seguir aprendiendo cada día.

Tuve una niñez en donde iba al colegio y al campo desde los 10 años, me levantaba a las 3 am. Para ir a ordeñar e ingresar al colegio a las 7 am. En compañía de mi hermano John Jairo Cásseres Flórez, porque mi otro hermano Yoel David Hernández Valdés, era pequeño en esa época toda esa experiencia nos fortaleció para ser más recursivos en la vida.

En mi infancia jugaba con mis amigos al futbol, fue una época tan linda porque en el invierno utilizábamos el barro para dibujar: caballos, vacas, pilón, pick up, muñecos, tinajas, entre otros dibujos. En ese momento, no dimensionábamos que estábamos expresando la identidad cultural palenquera, en esta experiencia de vida resalto que la cultura de Palenque nace desde los hogares, siendo el lugar en donde aprendemos la lengua palenquera escuchando a nuestros padres y abuelos.

Otro recuerdo llega a mi memoria, en las noches jugábamos una diversidad de juegos como el Jimmy, el libe, reconde conde la sortija, el fusilado, el televisor. Este último consiste en hacer un círculo grande y escribir nombres de programas televisivos haciendo un drama de las escenas. 

La vida es una oportunidad para superarnos a nosotros mismo, Dios nos pone a prueba, en mi infancia practiqué boxeo donde mi tío el entrenador Manuel Salgado Cañate “REYE”. En la adolescencia llegan las primeras novias con el coqueteo y las ocurrencias para llamar la atención de la joven que más nos gustaba. En el bachillerato era la etapa para afianzar las amistades, se fortalecen los kuagros vamos pasando etapa por etapa de las cuales aprendemos mucho. 

Desde 1995 hasta el año 2000 forme parte del kuagro Los Caros, grupo de amigos que finalizó en el año 2000. De Los Caros se forma Los Belicosos una fusión entre jóvenes de los Caros y Charles Boys. Jóvenes de buen ejemplo, en su mayoría profesionales, gracias a Dios aún seguimos con esa bella hermandad que nos caracteriza a los palenqueros.

Años después, terminé el bachillerato en el año 2002 y en el año 2003 ingreso a la Universidad de Pamplona en su sede de Cartagena, mi ocupación de estudiante universitario de Ciencias Naturales y Educación Ambiental siempre la alterné al campo palenquero con la administración de los terrenos de la finca de mis abuelos José Isabel Hernández Pérez y Sinforiano Reyes Salgado. Termino la universidad en el año 2008, mi primer empleo lo obtuve al año siguiente en Cartagena de Indias dictando clases en el barrio Nelson Mandela. 

Luego en el año 2011 trabajé con la Fundación para el Desarrollo Social Transformemos. Este trabajo consistió en la alfabetización a personas mayores y jóvenes en San Basilio de Palenque, posteriormente, trabajé con una Corporación en la atención de niños y niñas de 0 a 5 años en Gamero (Bolívar) durante un año. La experiencia en comunicación comunitaria la adquirí en el Colectivo de Comunicaciones Narradoras y Narradores de la Memoria Kucha Suto de San Basilio de Palenque durante 5 años fui facilitador de radio con las responsabilidades de la emisión del programa “Palenque al aire” y la formación del semillero de comunicación Ma Chaquero de Paz. En el colectivo exploré la diversidad de manifestaciones de mi comunidad porque la labor del comunicador es escuchar las voces de los entrevistados, analizar la información y transmitir contenidos de calidad que evidencien la realidad de las comunidades.

Ingreso a la guianza turística en los últimos cinco años hasta el presente en función de ser orientador cultural en San Basilio de Palenque, una labor que en mi pueblo es totalmente informal y símbolo del rebusque diario porque todo inicia con esperar a los turistas en la plaza principal y hacer recorridos turísticos por la población.

En el 2016 nació mi hija Vieja Josefa Hernández, quien es mi más grande motivación y la alegría de mi vida.

En esta nueva etapa de mi vida, a mis 36 años hago parte del equipo de trabajo del Colectivo Artístico Chitiá con la dirección de Angélica Rebolledo Pájaro, mi labor está relacionada a lo que más me apasiona la comunicación. En los proyectos que he participado he viajado por lugares como: Cali, Bogotá, Puerto Tejada, Soplaviento, Malambo, Suan, Tierra Bomba, entre otros. Yo creí que mi vida toda estaría centrada en Palenque, pero el giro que ha dado mi proyección laboral me ha convencido en que salir a conocer la diversidad cultural de Colombia es conveniente para valorar mi cultura palenquera.